Un reducido grupo de empleados de Google exigió públicamente el martes a la compañía abandonar un proyecto de motor de búsqueda en China que cumpla los requerimientos de censura exigidos por Pekín a sus internautas.

La existencia del proyecto, conocido como “Dragonfly”, fue reconocida en octubre por el director ejecutivo de Google, Sundar Pichai, quien la justificó argumentando que era mejor ofrecer un potente motor de búsqueda con restricciones que dejar a los chinos con herramientas más deficientes informó AFP.

“Nuestra oposición a Dragonfly no tiene nada que ver con China”, dice una carta firmada por 90 empleados y que insta a sus colegas a sumarse. “Nos oponemos a las tecnologías que ayudan a los poderosos a oprimir a los más vulnerables, en cualquier lugar”.

“Dragonfly en China sentaría un peligroso precedente en un momento de incertidumbre política, un precedente que impediría a Google negarse a concesiones similares para otros países”, añade la carta.

¡Suscríbete a nuestro canal en YouTube aquí: https://www.youtube.com/user/TVAtodoritmo